La rabia es una enfermedad infecciosa grave que afecta principalmente a los mamíferos y es causada por el virus de la rabia, un patógeno neurotrópico que pertenece a la familia Lyssavirus. El nombre “Lyssa” proviene de la deidad griega que personifica la furia y la ira descontrolada, lo que explica por qué la enfermedad se conoce como rabia, debido a la ira y la furia que provoca en las personas.

Transmisión y prevención

La infección es de origen zoonótico, es decir, se transmite a través de un animal por mordeduras o rasguños contaminados con saliva. En países en desarrollo, el principal transmisor de la rabia es el perro, mientras que en países desarrollados es el murciélago. La prevención de la rabia es posible a través de la vacunación a los 30 días, a los tres meses y anualmente.

Tratamiento post-exposición

Tras una mordedura, es importante limpiar la herida con una solución antiséptica, como agua y jabón durante 15 minutos. Es importante conocer al animal que produjo la mordedura para determinar si es silvestre o doméstico y así poder evaluar el riesgo del paciente. En caso de riesgo grave, se deberá aplicar la vacuna antirrábica e inmunoglobulina. El suero antirrábico se aplica el día de la mordedura, a los 3, 7 y 14 días. Si no se encuentra al animal, se usa la vacuna antirrábica. Si se encuentra al animal, se deberá hacer un periodo de observación de 10 días.

Evolución de la enfermedad

La enfermedad de la rabia se desarrolla en varias fases:

  1. Mordedura: Tras la mordedura, el virus viaja por las neuronas motoras de los músculos cercanos al lugar de la mordedura. Viaja a través de los nervios periféricos hasta llegar al sistema nervioso central, utilizando un transporte neuronal retrogrado que le permite usar los nervios como vías para viajar hasta el cerebro a una velocidad de 250mm por día.
  2. Periodo de incubación: Este periodo dura de 1 a 3 meses en promedio, pero ha habido casos de 1 a 2 años.
  3. El pródromo: Es el malestar que precede a la enfermedad. Desde este punto, la rabia se convierte en una enfermedad 100% letal. Los signos y síntomas son muy inespecíficos, como dolor de cabeza, náuseas, vómitos, malestar general, fatiga, ansiedad y pérdida de sensibilidad en la región de la mordida.
  4. Periodo neurológico agudo: Tiene dos variantes: rabia encefálica y rabia paralítica.
  5. Grupo neuronal de alerta: Comienza a fallar, lo que provoca letargo y estupor.
  6. Coma: En este punto, solo queda esperar que el virus haga su función ya que es irreversible. El virus incapacita la respiración.

En conclusión

La rabia es 100% letal pero también 100% prevenible. A pesar de su gravedad, la concienciación y la prevención pueden ayudar a erradicar esta enfermedad.

En Monkey Park, nos enorgullece decir que hemos mantenido un historial impecable de más de 30 años sin un solo caso de rabia. Nuestro compromiso con la seguridad y la salud de nuestros animales es inquebrantable. Implementamos rigurosas medidas de prevención diariamente para garantizar que nuestros animales estén protegidos contra cualquier posible contagio. Además, nuestro personal está preparado para detectar rápidamente cualquier síntoma de enfermedad. Por lo tanto, puede visitarnos con total tranquilidad, sabiendo que nuestros animales están en las mejores manos y completamente seguros. Su bienestar es nuestra máxima prioridad en Monkey Park.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *